El Rey León

Las Mejores Enseñanzas de El Rey León

El Rey León Las Mejores Enseñanzas

Una película que se ha convertido de un verdadero clásico de Disney y, verla más de una vez, puede ayudarnos a comprender cada uno de sus valores y mensajes que, muchas veces, permanecen ocultos: si observamos con detenimiento, este film tiene muchísimos mensajes maravillosos que bien vale la pena mencionar y destacar. Veamos cada uno de ellos a continuación.

7 Enseñanzas que nos dejó la película “El Rey León”

Huir del pasado no soluciona las cosas. Cuando Simba huye por el engaño de su tío, él cree que dejando el pasado atrás podrá resolver las cosas, pero pronto comprende que debe regresar y enfrentar su destino. Ocultar las cosas sin resolverlas solo nos produce un daño adicional e innecesario aislamiento.

Las apariencias engañan. Simba es engañado por su tío Scar porque a éste último le resultaba conveniente que Simba se vaya para, así, poder gobernar. A menudo, las falsas sonrisas o elogios pueden generar confusión en las personas. Aprender a observar el corazón y las verdaderas intenciones de las personas puede ayudarnos a evita ser engañados por falsos amigos.

La libertad nos muestra todo el potencial oculto. Cuando Simba partió hacia su nuevo hogar en la jungla descubrió que tenía un gran potencial y habilidades, a pesar de su corta edad. Esto mismo se puede aplicar a la libertad interior, es decir, no solo a la libertad física sino a la mental.

La importancia de ser uno mismo. Del mensaje anterior, subrayamos que, cuando liberamos los límites de la mente, se desarrolla todo el potencial y florece la personalidad de cada uno. La importancia de ser uno mismo quiere decir que, más allá de los ideales, es importante ser quien uno es, sin necesidad de imitar a otras personas.

“Hakuna Matata”. Esta frase, la más recordada de la película, quiere decir “no te angusties”. Cuando existen problemas o dificultades por las que una persona debe atravesar, preocuparse no llevará a la solución, sino más bien al hundimiento de los sentimientos y a posibles cuadros de depresión. Por el contrario, pensar en ocuparse de resolver los problemas enfatizando en aquellas cosas positivas y bellas, será mucho más productivo que ahogarse en la angustia, puesto que, dentro de lo malo, siempre hay algo positivo y viceversa.

La amistad y el amor familiar son tesoros invaluables. Los momentos de soledad, a veces, resultan ser inevitables. Tener un amigo que aconseje y guie con amor y sabiduría es un tesoro que no se debe perder. Esto mismo sucede con Zazú y Rafiki al ayudar a Mufasa y, posteriormente, a Simba. Por otra parte, el amor de los padres y sus consejos son el reflejo del amor incondicional que hay en este lazo.

Todos somos necesarios. Cuando Nala va de cacería, tras ser una adulta y se encuentra a Simba, ella intenta recordarle “quién es él” pero él ha olvidado quien es y simplemente responde “nadie me necesita”. Muchas veces una persona cree que no es necesaria para nadie ni nada pero, por el contrario, cada persona tiene un rol y una función dentro de una sociedad, grupo o familia. Tener un lugar implica responsabilidades pero también beneficios y amor. Eso fue lo que Nala intentó decirle a Simba pero él no lo comprendió en ese momento.

Toda persona tiene algo que enseñar y algo que aprender. Mufasa le enseña a Simba sobre el ciclo de la vida. Esto quiere decir que aquellas personas de más edad tienen algo importante que enseñar pero también pueden aprender de los más jóvenes y viceversa. El mensaje aquí es que, nadie debe considerarse mejor que otros puesto que la colaboración y el aprendizaje es más importante que la competencia.