Frozen Una aventura congelada

Las Mejores Enseñanzas de Frozen Una aventura congelada

Frozen Una Aventura Congelada Las Mejores Enseñanzas

Una de las películas producida por Disney que llena la pantalla de magia y el encanto es Frozen, una aventura congelada.

La película narra las historias de la optimista Anna quien junto Kristoff y su leal reno Sven tendrán que rescatar a su hermana Elsa pues sus poderes han dejado al reino Arendelle en un invierno eterno. Aventuras, magia y temperaturas congeladas les esperan en esta apasionante historia, aunque no sin dejar mensajes y enseñanzas indispensables. Veamos qué mensajes deja (para grandes y niños) la película Frozen, una aventura congelada.

8 Enseñanzas que nos deja la película Frozen, una aventura congelada

A veces las cosas no son lo que parecen. Este mensaje queda claro cuando el príncipe (quien siempre se ha presentado en las películas de Disney como el personaje bueno que debe rescatar a la princesa) no lo hace y, por el contrario, traiciona a ambas hermanas.

El amor de la familia es lo más importante de todo. El amor entre las hermanas es lo que resalta a lo largo de toda la película y es lo que salva a Ana de una muerte segura tras un accidente entre Elsa y ella.

Aceptar las diferencias de otras personas. En la película Elsa no es una típica princesa que desea casarse con su príncipe azul. De hecho, es traicionada por uno. Al final de la película, Elsa no se enamora de ningún príncipe. Esto resalta el hecho de que no es necesario casarse o enamorarse para ser feliz, sino más bien expresa que la felicidad se puede presentar de diferentes formas, incluso en soledad.

La exclusión social no es buena. Elsa fue apartada de su hermana Ana cuando eran pequeñas porque casi congela accidentalmente a su hermana. Fue así que sus padres la aíslan por su bien y para que no congele a nadie más. Pero Elsa crece con un sentimiento de tristeza y desánimo y no sabe cuánto la ama y extraña su propia hermana. Recluida en su palacio está destinada a permanecer sola alejada del mundo solo porque es diferente y no puede controlar sus poderes. Pero Ana y sus amigos se encargarán de demostrarle lo contrario.

La importancia de expresar los propios sentimientos. Elsa tenía prohibido sentir porque sus poderes podían salirse de control. Creció teniendo que ser una niña perfecta, ubicada y a la espera de lo que la sociedad pretendía de ella.

La libertad de expresión. De la anterior reflexión se desprende que Elsa creció siendo una niña infeliz por estar aislada y no ser aceptada con sus poderes, por esperar que ella sea algo que no era: una princesa como las demás. Este es uno de los mensajes más importantes dentro de la película pues enseña que todo niño debe ser aceptado como es, amado y acompañado tanto en el desarrollo físico, psíquico como emocional.

Amarse a sí mismo para luego poder amar a otras personas. Elsa es una princesa que olvidó como es amarse y amar a otros. Por eso rechaza la ayuda de Ana cuando llega al palacio donde se encuentra. Toda persona debe crecer rodeada de amor y aprender a amarse a sí mismo, para luego poder brindar amor a otros.

Toda persona tiene un potencial oculto pero si no se desarrolla, no es posible que crezca o se despliegue. Elsa había nacido con poderes que no supo dominar. Al estar aislada no le fue posible desarrollarlos y controlarlos. La película nos muestra que todas las personas pueden tener dones especiales pero es necesario aprender a dominarlos con paciencia, tiempo, dedicación y nunca desde el encierro o aislamiento.